66

natkingcoleA veces sucede que, al final de un largo sendero, hay un galardón valioso y precioso… esperando en silencio.

Intercalando su tiempo con el cuerpo de Marines estadounidense, Bobby Troup invertía buena parte de sus ratos libres componiendo canciones de alta estatura en favor de ciertas estrellas. Particularmente en la década de los 40 hizo temas para Frank Sinatra, Sammy Kaye y Tommy Dorsey. Se dice que con las ganancias que obtuvo por componer “Daddy”, tema que en voz de Kaye fue el irrebatible número uno del Billboard en junio de 1941, Bobby compró un Buick usado pero con la lámina intacta que serviría para emprender un viaje de más de diez días rumbo a California, lugar que el músico tenía en la mira porque anhelaba conocer very important people y codearse con los astros de Hollywood. Ya habiendo hecho nido ahí, enseñaría su músculo artístico y extendería poco a poco sus tentáculos profesionales.

Una mañana, después de terminar el almuerzo en un pequeño restaurante y antes de que llegara el momento de pagar la cuenta, Troup y su esposa Cynthia abrieron un mapa, lo aplanaron sobre la mesa y revisaron a detalle los laberintos de asfalto del país. “Ella se quedó mirando un punto y me dijo… ‘¿Por qué no escribes algo sobre la Ruta 40?'”, narró Bobby en una entrevista radiofónica en 1985. “Y yo respondí… ‘Bueno, eso sería un poco tonto porque en realidad nosotros vamos a tomar la Ruta 66 a las afueras de Chicago para recorrer todo el sendero hasta Los Angeles.’ Ya en pleno trayecto, ella mencionó… ‘Disfruta la Ruta 66′”.

La frase encandiló a Bobby a tal grado que se activaron los engranes en su cabeza y en una escala escribió el grueso de la inolvidable “(Get Your Kicks On) Route 66”, sobrecalentando el asiento delantero del Buick. Basó el andamiaje lírico de la canción en varias de las ciudades y puntos desperdigados en la ruta de 3,500 kilómetros de longitud, la cual nace en Chicago y muere en Los Angeles.

Cumplida la travesía, a Troup le sonrió la diosa fortuna casi al poner pie en tierra: un agente lo presentó con Nat King Cole, flamante figurón del jazz que aun en sus veintitantos hacía milagros con un piano a su merced. Bobby intercambió palabras con el de Montgomery, quien con gran calidez y amabilidad le dejó cancha abierta para que descorchara su talento. “Estaba muy nervioso (…) Toqué frente a él ‘Baby, Baby All the Time” y amó la pieza”, recordó el nativo de Harrisburg en una conversación con el biógrafo Robert Roth. “Intenté pensar en algo grande porque, sinceramente… ¿cada cuándo tienes la oportunidad de tocar para Nat King Cole? Así que dije… ‘Nat, escribí algo en las calles, está a medias, pero podría gustarte…’ Toqué ’66’ y le agradó de tal manera que se sentó a tocar conmigo y dijo… ‘Bobby, pásame ‘Baby, Baby All The Time’, termina ‘Route 66’ y grabaré las dos.'”

En un atardecer anaranjado a pocos días de que llegara la primavera de 1946, el Nat King Cole Trio grabó ambas piezas, pero fue “(Get Your Kicks On) Route 66” la que se convirtió en hit instantáneo.

Now you go through Saint Looey, Joplin, Missouri, and Oklahoma City is mighty pretty, you see Amarillo, Gallup, New Mexico, Flagstaff, Arizona, don’t forget Winona, Kingman, Barstow, San Bernandino…

Opina en Radiolaria

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s