Hotel Royal Monceau; 9 de noviembre de 1990

jml-video-mondino-a.jpg“¡Demasiado caliente para MTV!”

Con cuatro ingeniosas palabritas el Entertainment Weekly cabeceó en diciembre de 1990 un culebrón gordo, muy gordo. De un lado… la hasta entonces versión más atrevida de Madonna. Del otro… los ejecutivos de MTV que esta vez decidieron apretarse el nudo de la corbata y no despeinarse. Y en medio de todo, “Justify My Love”, el primer single inédito del recopilatorio The Immaculate Collection que escribió Lenny Kravitz, con su respectivo video a cargo de Jean-Baptiste Mondino.

Si la música era, de menos, sugerente y provocativa, el clip de cinco minutos incendiaba a más de uno por su colección de imágenes que perforaban el buen gusto de la América de George Bush: una Madonna procaz cachondeando en la cama con el actor y modelo Tony Ward, su entonces pareja; fetichismo, juegos libidinosos y sumisión; bocas tensas, lenguas erectas y varios instantes de voyeurismo del propio Ward mientras su chica disfruta un agarrón lésbico con la francesa Amanda Cazalet; un hotel parisino, el Royal Monceau, en cuyos pasillos deambula la diva de 32 años con ojos retadores, respondiendo sin mesura al impulso. Y como remate, uno que otro crucifijo color negro con el no oficialmente reconocido objetivo de reavivar alborotos estilo “Like a Prayer” (1989).

Habituado a recibir cada martes los videos de grupos y solistas, y, en caso necesario, regresarlos a la compañía discográfica solicitando la edición y/o eliminación de algún material “inapropiado”, el Comité de Estándares y Prácticas de MTV encaró directamente a la artista más prolífica de la década censurando por completo el clip de “Justify my Love”.

“Tratamos de considerar el contexto completo de cada video. Se analiza caso por caso y en ocasiones las líneas son grisáceas. A veces cometemos errores, pero no vamos a poner al aire algo que consideremos que degrada a algún grupo de personas”, argumentó en aquel momento Marshall Cohen, vicepresidente ejecutivo de la cadena.

Declarado el conflicto, la polémica creció sin control en pocas horas. Si bien una marca tan poderosa como MTV fijó su postura, en varias oficinas de Medio Oriente y Norteamérica hubo más flexibilidad. Por ejemplo, los asesores legales de ABC dieron luz verde a la emisión del video al considerarlo “material noticioso”. En un santiamén la canción llegó al número uno del Billboard Hot 100 y al lugar dos en Reino Unido, además de adueñarse de altos sitios en Canadá, Finlandia, Suiza, Italia, Noruega, España y Portugal.

Aunque jamás reconoció públicamente que al filmar esas candentes escenas el 9 de noviembre en las habitaciones del Royal Monceau sabía que se exponía a una censura total, la Chica Material había logrado su objetivo a través de la muy redituable ruta alterna de la mercadotecnia: lo proscrito.

Pero antes de pasar una feliz Navidad con su videosingle conquistando más y más países, Madonna concedió 15 minutos de entrevista vía satélite a Nightline de ABC News, donde el conductor le cuestionó una y otra vez acerca del contenido sexual de sus canciones y videos.

“Escuchen la letra. Es acerca de una mujer que se acerca a su amante y le dice ‘Tell me your dreams, am I in them? Tell me your fears, are you scared?‘ Estamos hablando de fantasías sexuales, de ser auténticos y honestos con nuestra pareja. Estos sentimientos existen”, sentenció la cantante.

Luego, su interlocutor le preguntó sobre los límites que deben establecerse ante una determinada audiencia, sus intenciones comerciales y su responsabilidad como estrella pop internacional.

“Yo pinto una línea cuando hay violencia, humillación y degradación. Y no creo que estas cosas sean evidentes en mi video. En ‘Express Yourself’ (1989) ningún hombre me puso una cadena, yo me encadené por deseo propio y me arrastré sola. Además de la sexualidad, debería haber categorías para temas que no son necesariamente positivos para un niño de 10 años. MTV debería tener su hora de violencia, su hora de degradación a la mujer, y después nosotros tener nuestra hora de temas sexuales para adultos. Si va a haber censura, no seamos hipócritas, no tengamos estándares dobles”, lanzó la nacida en Michigan en la parte final de la charla.

El conductor no hizo más preguntas, Madonna agradeció el tiempo con una sonrisa y la producción mandó a corte.

Wanting, needing, waiting… for you to justify my love…

Anuncios

Un comentario en “Hotel Royal Monceau; 9 de noviembre de 1990

  1. De hecho vi esa entrevista y creo que por algo admiro tanto a esa mujer. Pocas personas tienen tanta claridad para ver y decir las cosas según las perciben y aunque quizás no hay verdades absolutas, coincido demasiado en que la gente a veces solo critica lo que le conviene y se queda con cosas mucho peores en su persona.

    Como sea, esa mujer si que sabe defender su postura. Esa entrevista es de mis favoritas y el video simplemente es exquisito. Ese Tony Ward era algo fuera de este mundo por cierto. De adolescente si llegué a fantasear con el varias veces jajaja

    Tqm!

Opina en Radiolaria

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s