Perra, madre, pecadora, santa…

meredith-brooks.jpegEl hecho suena a broma, pero no lo es: muchos optaron por omitir el título de la composición y prefirieron presentarla en las estaciones de radio como “Una canción de Meredith Brooks“.

Porque era graciosamente iracunda, porque era rabiosa y juguetona… y porque se titulaba “Bitch”. Esto escandalizó o por lo menos tensó a más de un ejecutivo musical, como si la inquisición aún existiera en 1997 y pese a que dos años antes ya habíamos sido testigos del remolino lírico y filoso de una rebelde canadiense que respondía al nombre de Alanis Morissette.

En este polémico sencillo del álbum Blurring The Edges, Meredith Brooks se autodefinió básicamente como perra, madre, pecadora y santa. Y canturreó acerca de lo complejo de ser mujer con una sonrisa irónica muy lejana a la de las poperas sweet que proliferaban en los años 80 y 90.

“No pretendo que la canción nos dé permiso de aniquilar verbalmente. Sólo significa que cuando no honramos todos los estados de ánimo en los que nos encontramos como mujeres, dejamos de saber lo que nos pasa realmente. Mucha gente sabe que no es acerca de ser meramente una perra, sino de ser muchas cosas”, afirmó en una charla con Chris Willman en junio de 1997.

Las letras provenían de una mujer que, si bien apenas lanzaba su primer álbum como tal, ya sumaba casi dos décadas de haberse sumergido en la siempre caprichosa industria musical. Al momento de darse a conocer con “Bitch”, hitazo que llegó al segundo lugar del Billboard Hot 100 y al sexto puesto en el chart de Reino Unido, Brooks ya tenía 38 años de edad.

“‘Bitch’ es una canción inteligente. No es algo que yo hubiese escrito cuando tenía 19. No sabía nada sobre honor a esa edad. Cuando escribí el verso ‘I’ve been numb, I’ve revived, (you) can’t say I’m not alive‘, en verdad lo pensaba. Había vivido adormecida, insensible, no fui cuidada, así que me tomé un respiro y cambié mi vida”, reconoció la artista a la Associated Press en 2015.

“Hoy es diferente, me siento muy despierta, muy viva. Debes caer para renacer. Por nuestra naturaleza humana no estamos dispuestos a cambiar hasta que todo se vuelve adverso y la vida nos obliga al cambio. Así que cuando veo que alguien sufre un colapso nervioso, lo felicito, aunque la gente no tarde en mirarme y pensar que, por ello, soy mala”.

El single hizo que Brooks se “reseteara” a sí misma, descubriera otro mundo y se embarcara en una gira que excedió sus más grandes sueños. Una aventura multicolor en la cual probó las mieles y los infiernos de la fama.

De por sí no pudo librarse de las comparaciones con Morissette, la mujer criada en Corvallis, Oregon, se mantuvo estoica y afrontó tanto como pudo los retos del estrellato prestando fidelidad a sus códigos y convicciones, tarea que, como su propia canción sugería, era todo menos sencilla.

En marzo de 1998 fue apaleada por el simple hecho de ser, durante un par de noches, telonera de The Rolling Stones en el Estadio Monumental de Buenos Aires, Argentina.

En su primera aparición tuvo que soportar que le lanzaran desde piedras hasta tampones, por lo que 24 horas después intentó cambiar la estrategia enfundándose en una playera de futbol de aquel país que había adquirido en el barrio de San Telmo… sólo para volver a ser vituperada y agredida con monedazos y otra clase de objetos. Afloró, así, la Meredith perra. Se quitó dicha prenda, la azotó contra el suelo y dejó el entarimado. Segundos después, con ojos rojizos y desorbitados, le dijo a Mick Jagger que abandonaba la gira.

El abrazo y consuelo del legendario Stone no impidió que al día siguiente Brooks se presentara ante los medios de comunicación locales para tirar un dardo a quienes, famosos o no, permanecen pasivos ante la falta de respeto a las mujeres: “Si yo fuera los Stones, hubiera salido al escenario y hubiese dicho a la gente que eso no estaba bien, que debían detenerse. Pero, bueno, son los Stones y sé que tampoco debe importales demasiado…”

Se cuentan pocas teloneras en la historia de la música que hayan levantado la voz como Meredith.

Anuncios

2 comentarios en “Perra, madre, pecadora, santa…

  1. Se me hace algo similar al estilo Alanis Morisette pero por lo que veo, esta es la original. Había escuchado la canción pero no sabía que era ella quien la cantaba.

    Que triste lo que le pasó con los Rolling, por un lado está muy bien que se saliera cuando ya no aguantó. La verdad es que muchos teloneros aguantan eso o cosas peores

    Tqmmmm!!!

Opina en Radiolaria

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s