¡S.O.S., mi chica me botó… por otra!

MotleyCrue81.jpgEn mayo de 2009 llegó el momento de hacer un corte de caja para desenterrar vivencias y revivir “los años maravillosos”, pero esta misión no resultó ser algo sencillo para los chicos de Mötley Crüe, esos hombrecillos parranderos que sólo pensaban en hacer música, untarse laca y follar cuanta nena se dejara.

Sucedió cuando el vocalista Vince Neil y el bajista Nikki Sixx se sentaron con Andy Greene, de la revista Rolling Stone, para hablar acerca del vigésimo aniversario de Dr. Feelgood, un álbum esencial en la escena metalera de 1989.

Y ahí, en ese clavado al pasado, Sixx fue el primero en admitir que, antes que conceder dicha entrevista, debió haber desempolvado aquel legendario disco para recordar detalles de la inspiración detrás de muchos de los tracks que marcaron a toda una generación de greñudos. Pero al menos hubo cortes clásicos, como “Same Ol’ Situation”, que ambos rockeros explicaron con claridad y buen sentido del humor.

“Es acerca de chicas abandonándote por culpa de chicas. Sucede, definitivamente sucede. Y es peor que cuando una chica te deja por otro hombre, porque en este caso no puedes hacer nada”, remembró Neil, el güero que elegía mujeres según el tamaño de sus senos o del coche deportivo que tuvieran.

También conocido como “S.O.S.”, el quinto sencillo de aquella producción salió al mercado de forma oficial el 31 de julio de 1990 y eventualmente se consolidó como una pieza predilecta entre los fans del cuarteto más fiestero del glam metal.

“Este tema es una plaga que cae sobre los hombres a nivel mundial. Me encanta porque cuando los chicos de Elektra (Records) lo escucharon, dijeron algo como ‘Oh, es perfecto para ser sencillo'”, dijo Sixx.

“En la mística Mötley dijimos ‘Maravilloso, después de esto les revelaremos que la canción es acerca de lesbianas'”, añadió el bajista que en algún momento de su vida metió a la cárcel a su propia madre con tal de vivir solo.

Nunca se supo si alguno de los cuatro integrantes realmente fue “botado” por alguna chica que de pronto experimentó una mayor inclinación lésbica que heterosexual, pero la contundencia en la narración de los orígenes de la canción hace pensar que sí.

En todo caso, de haberse dado algo así, no resultaría nada extraño dada la naturaleza de la mitología Crüe, empapada de sexo, escándalos en hoteles y camerinos, drogas por doquier, excesos sin contemplaciones y amores sin nombre, apellido ni ropa.

Introduced me to her lover in a cellophane dress, then they bid me a sweet farewell, last time I saw them they were kissing so softly to the sound of wedding bells…

2 comentarios en “¡S.O.S., mi chica me botó… por otra!

  1. Con tan solo leer lo que has escrito de ellos ya han caído bastante de mi gracia por no decir totalmente! La canción? mmmm bueno, realmente no es lo mio, me imagino a un montón de perdedores que son tan reducidos como sus canciones y su elección en mujeres
    Totalmente la clase hombres que odiaría conocer, iughhhhh!

    Tqmmmm!!!

Opina en Radiolaria

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s