Bebe Steve, sangra Def

steve2Y hay una canción en el álbum titulada ‘Blood Runs Cold’, acerca del guitarrista Steve Clark, quien murió en 1991. La composición aborda crudamente cómo la banda reaccionó a tan desgarradora tragedia“.

De tal manera remataba el staff de MTV News una nota fechada en mayo de 1996 a propósito del entonces nuevo trabajo de Def Leppard, el controversial Slang.

En efecto, pese a toda la experimentación y cambio de sonido en los que el quinteto liderado por el cantante Joe Elliott se sumergió para insertarse en la década dominada por el grunge, hubo un tema que destacó por sí mismo, sin ataduras, prejuicios ni influencia de Seattle.

No se trataba de una balada, tampoco de un rabioso arrebato de rock. No era un corte azucarado ni tribunero, sino un tributo sangrante y sentido a Steve Clark, quien en la noche del 7 de enero de 1991, en su lujosa casa de Chelsea, le dijo a su prometida estadounidense de 36 años, Janie Dean, que saldría unos minutos, garantizando que no se escaparía a beber a ninguna taberna del oeste de Londres.

Cuatro horas después, Steve volvió y tocó la puerta. Al abrir, Janie vio al rubio guitarrista de 30 años de edad desplomarse y quedar inconsciente.

Furiosa porque había roto el acuerdo de no ingerir alcohol en esas semanas al encontrarse bajo consumo de analgésicos producto de una reciente fractura de costillas, Dean lo colocó en un sofá y se fue a dormir… solamente para hallarlo a la mañana siguiente en la misma posición, inmóvil, con las manos frías y el rostro azulado. De su boca emanaba sangre.

Tristemente, el eventual título de la canción, “Blood Runs Cold”, sería no menos que preciso al recapitular estas escenas, descritas a detalle por la norteamericana a un tabloide local: “Empecé a gritar, entré en shock y me escuché diciendo ‘¡Despiértenlo!’ No lo podía creer (…) Los paramédicos que llegaron a auxiliarnos dijeron que era muy tarde, que Steve se había ido desde hacía mucho”.

La tragedia del 8 de enero que ensombreció al mundo del rock sucedió mientras Def Leppard horneaba su exitoso disco Adrenalize.

“Para ser justos, nadie pudo haber hecho más de lo que hicimos como banda. Phil (Collen) y Joe (Elliott) asistieron como auténtica familia a las reuniones de AA. Cualquier individuo que haya vivido cerca de alguien en un estado de tal fragilidad como el de Steve comprendería de inmediato cuánta vida te quita (el alcohol)”, declaró a Billboard Rick Savage, culpable directo de una memorable prominencia del bajo en la toma final de la canción.

El propio “Sav” admitió que no fue sino hasta que la cuadrilla de Sheffield estaba en plena gira de promoción de Adrenalize que las heridas empezaron a sanar y el luto se transformó en resignación, aunque ciertamente fue imposible olvidar al greñudo de la lira que levantaba multitudes en las presentaciones en directo del grupo con clásicos como “Stagefright”, “Die Hard The Hunter” y “Armageddon It”.

Casi 25 años después de la muerte de Stephen Maynard Clark, quien yace enterrado en el cementerio Wisewood de Sheffield, su inseparable amigo en la guitarra, Phil Collen, retomó en su libro Adrenalized la tragedia que inspiró “Blood Runs Cold”, colocado como noveno track en el listado definitivo de Slang.

Fue una experiencia en extremo emocional que nos partió a todos los involucrados“, escribió Collen, quien en dichas páginas reveló, además, que ya desde una noche de invierno en 1989, en la cual Steve fue sacado inconsciente de un bar en Minnesota, un médico les alertó sobre el enorme peligro que corría por su incontrolable modo de beber.

El doctor nos dijo en aquella ocasión que el nivel de alcohol en la sangre de Steve era de 0.59. Eso no nos dio mucha referencia hasta que nos explicó que la cifra que acabó con la vida del baterista de Led Zeppelin, John Bonham, había sido de 0.41“.

En 2012, el crítico musical Michael Sandler rescató en un texto algunas de las composiciones de Slang y lamentó que “Blood Runs Cold” hubiese sido olvidada sin más: “Una lástima, porque Elliott brinda una tremenda interpretación vocal“.

No era para menos, la oda al gran Steve merecía tal empeño de parte de la agrupación eternamente entusiasta que, de pronto y contra su costumbre, experimentó un desmoronamiento real y optó por componer un himno doliente.

Somebody somewhere is screamin’ out the words, but do they ever really ease the pain? I guess what I’m trying to say… is whose life is it anyway…

Anuncios

Un comentario en “Bebe Steve, sangra Def

Opina en Radiolaria

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s