¡Despierten a todos!

James-Photographs-079---portraitRing the bells, wake the town, everyone is sleeping, shout at the crowd, wake them up, this angers deeper than sleep…

Ahí está la muestra de que, en algún momento de su larga trayectoria, James siguió los principios de una banda de rock que hace letras dirigidas a un público que se opone al establishment.

Apoyado en su muy particular voz, el flaco mandamás de la pandilla de Manchester, Tim Booth, hacía un llamado a despertar en “Ring The Bells”, uno de los temas que salió del álbum Seven para tener vida propia, aceptación y vítores abundantes en los conciertos. Ahí justo la banda acentuaba su espectáculo en vivo, con usuales interpretaciones de la canción que hacían que el corazón se acelerara al ritmo de las palmas y los gritos. Todo un suceso en directo precisamente en la época de oro de James.

En febrero de 1992, el semanario NME ya predecía parte de esto al referirse de la pieza en cuestión: “‘Ring The Bells’ es la recompensa para el confundido fan de James. Es como volver a la aldea para recuperar la parte orgánica (…) Algo poético, rural, mínimo que de pronto rompe hacia un nivel épico en el coro y un gran e inevitable final. El grupo aún es capaz de tocar muy cerca del pecho…

Vendrían a partir de ahí los años de bonanza de Booth y compañía con placas memorables como Laid y Whiplash que formaron parte básica de la mitología del alternativo noventero. Ya después, con el nuevo siglo, la banda entró en una fase menos gloriosa.

Más de dos décadas después de la publicación de Seven, álbum que escaló al segundo puesto del chart británico, Booth se topó con un caso sorprendente que le hizo comprender aún mejor las vísceras de aquel corte que él mismo escribió en el amanecer de los 90 y cuyo impacto, quizá, nunca imaginó.

“Hace algunos años dimos un concierto en apoyo a Greenpeace cerca de los pastos de la Casa Blanca y al terminar unos adolescentes se nos acercaron. Cinco de ellos, muy tímidos, nos dijeron:  ‘Su disco fue la banda sonora de nuestra huida. Nacimos en una atmósfera muy religiosa y Seven fue nuestra banda sonora. Nos fugamos hace un par de años, todos, y él (señalando a un niño pequeño) tuvo que golpear a su padre en la cara mientras escapaba a través de la ventanilla del baño. La canción en la que nos inspiramos fue ‘Ring The Bells'”, reveló Booth.

“Nosotros simplemente contestamos a ello: ‘Gracias, gracias Dios’ . La música puede trabajar de formas misteriosas, eso es una certeza”, agregó el músico.

Dada la personalidad que distingue al frontman de una banda tan refrescante, no queda duda de que tal episodio en el mismísimo Washington D.C. solidificó sus convicciones artísticas, ensanchó objetivos y alumbró a un grupo que dejó de estar en los reflectores hace muchos ayeres.

Sonaron las campanas y el pueblo despertó… una vez más.

2 comentarios en “¡Despierten a todos!

  1. Creo que esta no la había oído pero si es cierto que hay canciones que te llegan tanto que en una que otra ocasión te inspiran a hacer cosas para salirte de lo que te hace mal o no muy feliz
    Jmmm, bien ellos, el no es guapo pero cuando era joven tenía algo que lo hacia atractivo

    Tqmmmm!!!

Opina en Radiolaria

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s