Bola muerta

boothAllá, cerca de la ciudad de Manchester, lejos de los grupos que atiborran enormes estadios, y encubiertos en el modesto círculo de adoradores de un geniecillo como Tim Booth… allá… hay quienes piensan que este flacucho cantante es el productor de lágrimas más boyante de la música británica. Al menos en las últimas dos décadas.

A juzgar. Pero al menos sí es posible conceder al líder de la banda James su dosis de crédito como uno de los cantautores que, cuando realmente se lo proponen, pueden destazar el alma y extraer el corazón para bombearlo con notas celestiales.

En 2001 la agrupación inglesa decidió cerrar su álbum Pleased To Meet You con un corte llamado “Alaskan Pipeline”, cuya melancolía y devastadores líricos propiciaron que los fans crearan historias alrededor de una relación fallida. Unos decían que era entre un hombre y una mujer, otros que entre un hombre y su propia consciencia. Se basaban en partes de la letra que reflejaban conflicto y resignación como “Put down the weapons and choose” y “We’ve got a dead ball in our court“.

Le daban muchas vueltas.

“Es sobre la relación de un niño y su madre. Ya sabes, es una de esas canciones que escribí inconscientemente, algo que para mí siempre es lo mejor. Por eso en ocasiones no sé de qué tratan mis composiciones, porque así logro entrar en sintonía”, aclaró Tim Booth al contestarle a un fan durante un chat que concedió la banda en aquel 2001.

10 años después, James planeó una serie de conciertos con orquesta bajo el título de An Evening With James y “Alaskan Pipeline”, una inusual en el repertorio, fue considerada por fin, y cautivó a los presentes en el Royal Albert Hall el 4 de noviembre de 2011.

“Es una de nuestras canciones menos conocidas, pero es tremendamente musical. Ha transcurrido la mitad de la pieza cuando las primeras vocales aparecen. Es muy atmosférica y, aunque no la hemos tocado mucho en vivo, es realmente hermosa”, confesó el bajista del grupo, Jim Glennie.

Demasiada melancolía para los pocos fans de una banda que ha sido injustamente menospreciada. La misma agrupación que en los 90 se volvió monstruosa y llenó grandes inmuebles. La misma que en marzo de 2007 actuó en un show secreto en Hoxton Square Bar & Kitchen, ante 250 personas. La misma que jamás es la misma. La que a veces parece dominar al mundo desde la tarima; la que a veces parece tener bola muerta en su cancha.

Depende del (des)ánimo de Booth.

4 comentarios en “Bola muerta

  1. Uy pues el show que dieron a mi me encantó, yo nunca podría decir que no son una gran banda por que la verdad es genial, sigo prefiriendo a Pulp pero James es wowwwwwwwwww, si te transmiten algo sobre todo en vivo
    A menudo me pasa también en las pinturas que hago lo que a el, que realmente no sabes lo que estás transmitiendo por que quizás es inconsciente pero creo que después ya sabes que significa

    Bien ellos!!!!!

    Tqmmmmm

Opina en Radiolaria

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s