Aceptar… sin condiciones

sarah-mclachlan-li296You take me in, no questions asked, you strip away the ugliness… that surrounds me. Are you an angel?, am I already that gone? I only hope that I won’t disappoint you…

De las crudas escenas de una película… al papel, la pluma y la guitarra acústica con la que se construyen maquetas. Resultado: lugar 28 del Billboard Hot 100 exactamente en el día de San Valentín de 1998.

En esa fecha de corazones atravesados y parejitas azucaradas “Sweet Surrender”, de Sarah McLachlan, alcanzó el punto más alto de una prolongada estancia de 14 semanas en el chart estadounidense.

La motivación de la canadiense provino de los sinsabores que en la famosa “Ciudad del Pecado” enfrenta un afable y autodestructivo alcohólico, caracterizado por el actor estadounidense Nicolas Cage, dentro del largometraje de 1995, Leaving Las Vegas, dirigido por Mike Figgis.

“La hechura de ‘Sweet Surrender’ tomó mucho tiempo. Sin duda la inspiración inicial se dio después de ver Leaving Las Vegas, donde se gestó esta historia bella y trágica entre dos personas simplemente patéticas, pero que a la vez se aceptaban tal cual eran, con todo lo bueno y todo lo malo” confesó McLachlan en la emisión Storytellers.

“De eso habla la canción: aceptar las cosas feas de las personas y tener la capacidad de valorar el que alguien pueda amarte a pesar de todo y de esos aspectos negativos, especialmente cuando crees que no eres adorable en lo absoluto. Hay mucho consuelo en ello”, ahondó la cantante con respecto al corte perteneciente a Surfacing, álbum eventualmente multiplatino y merecedor de alabanzas casi unánimes que propiciaron una resurrección profesional para la nacida en Halifax, Nueva Escocia. No por nada el afamado DJ holandés, Tiësto, aprovechó este croquis para hacer una excepcional remezcla que en 2001 dio un nuevo empujón al track hasta encallar en el sexto escalón del US Hot Dance Club Play.

Sarah, entonces con 30 años de edad, jamás precisó si, más allá de las escenas de la película de Figgis, había trozos autobiográficos en los versos de la canción. Si acaso en ciertas entrevistas que concedió entre 1998 y 1999 reconoció que varios temas del disco la habían hecho consciente de sus bajos vuelos, su vulnerabilidad y la profundidad de su lado oscuro que en ciertos lapsos le causó, incluso, un bloqueo creativo.

En el momento en que “Sweet Surrender” siguió a “Building a Mistery” como sencillo de promoción, la canadiense llevaba 13 meses de feliz matrimonio con su baterista Ashwin Sood, con quien contrajo nupcias en Jamaica. La pareja procreó dos hijos, pero McLachlan anunció el rompimiento conyugal en septiembre de 2008.

En una conversación a corazón abierto con el portal de Billboard, la cantautora habló del estado de devastación en el que quedó tras separarse de su esposo, y aceptó que un par de nuevas canciones, “U Want Me 2” y “Don’t Give Up on Us”, fueron consecuencia directa del quebranto, de los tiempos de tristeza y las noches de flaqueza.

Se habían evaporado los años felices, las risas… y la aceptación incondicional.

Anuncios

3 comentarios en “Aceptar… sin condiciones

  1. Jmmmm ese tipo de amor me gusta, el de aceptar a otro como es, a ver cuando me toca a mi 🙂
    Jmmmm bien ella y bien la canción

    Tqmmmmmm!!!

Opina en Radiolaria

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s