Un flamante gay en Nueva York

quentin-crisp_webLargas horas podría implicar la discusión de si es o no la mejor canción de Sting, pero lo que pocos pueden debatir es que “Englishman in New York” es tan exquisita y placentera como casi ninguna otra composición en la brillante carrera de Gordon Matthew Thomas Sumner.

Escogido como tercer single de promoción de la placa Nothing Like The Sun y publicado en febrero de 1988, el exitosísimo tema que se volvió un fenómeno especialmente en la radio europea refleja las buenas relaciones y maneras que siempre sostuvo el caballero nacido en Wallsend dentro de la escena musical.

De entrada, está aderezado con las caricias sonoras de su amigo estadounidense Branford Marsalis, Picasso del saxofón que a modo de travesura alcanza a despedir de manera casi imperceptible y en clave menor un fragmento de “God Save the Queen”.

Y después… la inspiración en la que se recargaron las letras de Sting: el controversial Quentin Crisp, celebérrimo actor, escritor, cuentahistorias y modelo artístico que se volvió un símbolo de la homosexualidad en los años 70, especialmente tras la publicación de The Naked Civil Servant, afilada obra de memorias de 1968 en la que encaró y desafió de manera contundente los cánones de la época. Esto, entre algunas otras cosas, llamó la atención del cofundador de The Police.

“Quentin es un buen amigo y alguien a quien admiro en demasía porque lo considero uno de los hombres más valientes que he conocido. Ha vivido apegado a sus convicciones dentro de una sociedad viciosa y malévola, pero es un héroe de forma femenina. Por eso es una canción que aborda las cualidades femeninas que pueden darse en un hombre, sin que eso se torne algo negativo”, le contó Sting a la revista Timeout en 1987, ocasión en la cual también dejó en claro su propósito de evitar a toda costa crear canciones demasiado obvias.

El músico conoció al impredecible e irónico icono gay en Nueva York, lugar al que éste se había mudado en 1981 tras cumplir 72 años de edad. Crisp se alojó en un apartamento en la zona del Bowery con la intención de alejarse por completo de los ángeles y demonios de su isla natal. Enemigo de la psiquiatría y crítico mordaz de Oscar Wilde, se le recuerda aquella famosa afirmación de que “Inglaterra es un error”, así como su inolvidable añoranza de que, al morir, fuese metido en una bolsa de basura color negro y depositado, junto a los demás desperdicios, en una esquina de su adorado East Village.

“Era abiertamente gay cuando eso era no solamente peligroso, sino algo que iba contra la ley. Luego se mudó al Bowery, ese rudo barrio de Nueva York y retó a muchos al caminar sin complejo. En el tema intenté capturar los elementos multiculturales de esta ciudad. Escuchas jazz en una esquina, rock en la siguiente y después alguien hace retumbar el hip hop a todo volumen en el coche. Y a Quentin le gusta mucho la canción, me llama ‘Mr. Sting'”, explicó el artista en Independent On Sunday, en 1994.

Resultó curioso que, a pesar de aquel deseo ferviente de terminar sus días en Nueva York, la huesuda tomara del brazo al extravagante Quentin el 21 de noviembre de 1990… en Manchester, una de las ciudades menos sofisticadas de Europa. “Un error cósmico”, escribió atinadamente el periodista norteamericano, Jody Rosen.

Al final, Sting afirmó que la sabrosa ensalada “Englishman in New York”, preparada con toques de reggae, pop, rock y jazz, así como una voz impecable y plena, no era una defensa de la homosexualidad como tal, sino la consolidación de la necesidad de ser fiel a uno mismo y de jamás dejar de mirar al interior.

Como debe ser, como Crisp, como tantos.

See me walking down Fifth Avenue, a walking cane here at my side, I take it everywhere I walk, I’m an Englishman in New York…

Anuncios

5 comentarios en “Un flamante gay en Nueva York

  1. Siempre creí que el tema trataba sobre sentirse extranjero en un lugar ajeno, al final de cuentas parece que la canción trata realmente sobre eso. Gran disco ese de …Nothing like the sun, a su vez, un titulo inspirado en la obra de William Shakespeare.

  2. Me encanta! no sabía esa tampoco pero ese es el tipo de persona que me gustaría ser, o más bien el tipo de libertad que me gustaría tener, yo creo que ya tengo mucha de la que deseaba pero nunca es suficiente en esta sociedad, un personaje como ese suena exquisito en verdad, hoy en día es fácil ser así, pero en esa época, en verdad lo admiro

    Tqmmm
    Me encantó!!!

Opina en Radiolaria

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s