‘Sonnet’, la inmaculada…

richardashcroft5Urban Hymns fue una gran fiesta en 1997.

Y en esa fiesta, podría decirse que la rompecorazones fue “Bitter Sweet Symphony”, la guapa callada fue “The Drugs Don’t Work” y la complaciente fue “Lucky Man”. Así se conformó la gran obra de The Verve, justo en el año en el que el Be Here Now de Oasis, del cual se esperaba muchísimo, le quedó debiendo a todos.

Pero en esa misma fiesta de Richard Ashcroft y sus secuaces, otra chiquilla brilló y a la postre se consolidó como la pareja estable de una banda que dejó de existir inexplicablemente: “Sonnet”.

La balada tuvo que soportar ser el típico track 2 que es retado por el peso del himno de apertura. Muchos reproducían en sus estéreos “Bitter Sweet Symphony”, el primer corte del disco, y lo repetían y lo repetían y lo volvían a repetir 100 veces. Otros, quizá los menos, dejaban correr el álbum y deleitarse con el rasgueo de guitarra acústica con el cual comenzaba “Sonnet”. Y entonces… descubrían al exquisito The Verve de los matices y de la excepcional voz de Ashcroft.

“Las canciones que implican devoción me llevan a otro lado, me hacen juntar mis manos y aplaudir cuando las escucho. Es como música de iglesia, es música gospel. ‘Sonnet’ es un tema gospel, su estribillo podría ser entonado por el coro de una iglesia y no causaría conflicto. No es intencional, pero así se siente”, le dijo Richard a Jay Babcock en una entrevista en 2000.

El corte fue lanzado como cuarto y último sencillo de Urban Hymns el 2 de marzo de 1998, mas no por gusto de la banda, sino por presión de la extinta Hut Records, sello empeñado en colocar singles en las listas como hamburguesas malas en el paladar de los estadounidenses. Los chicos de The Verve tuvieron que aceptar, pero editaron sólo 5,000 copias de “Sonnet” e hicieron todo lo humanamente posible para que el track no se colara en el chart británico.

Ashcroft respetó su propia regla. La “música de iglesia”, la que hace que uno se sienta cerca de Dios, no debe mcdonalizarse.

5 comentarios en “‘Sonnet’, la inmaculada…

  1. Uy esa canción me encanta en verdad, digo ninguna rebasa Bittersweet symphony para mi pero la verdad esta es de mis 5 favoritas, que no es que conozca muchas pero en verdad me encanta, me acuerdo mucho en el concierto al que fui como adoré esa canción! siempre me hace acordarme de ese show del 2007, que recuerdos jmmmmm, y en Manchester, más inglés no se podía el concierto

    Tqmmmm
    Bien Richard! mi amorrrrrrrrr!!!!

  2. De mis canciones preferidas, una canción que te desnuda el alma. Se nota la emoción en Ashcroft cada vez que la canta en vivo, además de sonar integralmente perfecta.

    Mientras leía pensaba en eso de ser “el track 2, retado por el himno de apertura Bitter Sweet Symphony”, que verdad mas absoluta. Y para el golpe final mas adelante: Drugs Don’t Work.

    ¡Que disco! por algo estuvieron mas de 10 años sin sacar otro, ese fue suficiente para inmortalizarlos.

    Gracias. Abrazo.

  3. Uno de mis discos entrañables, esa canción es de mis favoritas, como mencionas tiene un fondo de gospel, es muy entregada y en particular me gusta mucho el final con el arreglo de cuerdas que suena muy melancólico

Opina en Radiolaria

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s