El misterioso soldado que abandonó a Eric Clapton

1714721-1714765“Nunca conocí a mi padre. Lo más cerca que estuve de ello fue cuando observé los ojos de mi hijo. Me ha tocado vivir un ciclo muy extraño, y por eso es algo que quise compartir, fue así como nació la canción”.

Así hablaba Eric Clapton en 1993, cuando el periodista de la revista Guitar World le cuestionó acerca del origen de “My Father’s Eyes”, una canción cuyo título ya era en sí mismo motivo de morbo, a sabiendas de que nadie supo, durante décadas, quién era el padre de la deidad de la guitarra.

Eric simplemente confirmó eso: que jamás conoció a aquel hombre llamado Edward Fryer. Lo único que supo el músico a lo largo de sus años de infancia fue que su antecesor había sido soldado, aficionado a la pintura y solía tocar en bares y pubs para mantenerse.

A través de los registros de las fuerzas armadas de Canadá, es posible constatar que el señor Fryer nació en 1920 en Montreal y que 20 años después se agregó a las listas de la armada.

Aquel individuo se casó en varias ocasiones, pero fue en 1944 cuando conoció y se enamoró de la que a la postre se convertiría en la madre del artista, de nombre Patricia Molly. El encuentro entre ambos fue fortuito, en un pub a las afueras de Londres, y apenas unos meses después vino Eric al mundo, exactamente el 30 de marzo de 1945, cuando la Segunda Guerra Mundial agonizaba.

Sin embargo, para aquel día de primavera, Patricia dio a luz a solas. El señor Fryer, fiel a su costumbre, se había marchado. Clapton creyó durante sus primeros nueve años que sus abuelos eran sus padres y que su madre era su hermana mayor. Sus primeras guitarras fueron, más que un instrumento, un medio de desahogo a partir de la confusión y los sinsabores de una familia fracturada desde el comienzo. Tiempos de desconcierto… muchos años antes de que en las estaciones del metro de Londres los fieles anónimos pintasen una y otra vez la leyenda “Clapton is God”.

Del lapso comprendido entre 1946 y 1971 poco se supo con respecto a los varios matrimonios del padre de Eric, pero al menos en su momento hablaron algunas de sus esposas y hasta una de sus hijas, de nombre Eva Jane Fryer, quien públicamente expresó que deseaba conocer a su medio hermano para contarle mucho o poco acerca del padre que tenían en común. 23 años separan las fechas de nacimiento de ambos y, mientras Clapton jamás escuchó algo directamente de su antecesor, Eva Jane le dijo en una entrevista al periodista Michael Woloschuk que amaba escuchar al señor Fryer tocar el piano y cantar cosas como “Raindrops Keep Falling On My Head“.

Aquel enigmático hombre pasó sus últimos años acompañado únicamente por dos amores: su enésima esposa, llamada Sylvia Nickason, y un bote de 33 metros de largo apodado Jupiter IV. Ahí vivieron los enamorados hasta que en 1985 Edward Fryer falleció por leucemia. Su viuda pidió cremarlo, bailó sosteniendo la caja con sus cenizas en la mencionada embarcación y luego las arrojó al mar.

Fryer jamás supo que su hijo era Eric Clapton, ese monstruoso virtuoso de la guitarra, aclamado y adorado por millones alrededor del mundo.

Y si lo supo… jamás lo mencionó frente a alguna de sus muchas mujeres.

2 comentarios en “El misterioso soldado que abandonó a Eric Clapton

  1. Que horro de hombre ese, yo no veo sentido en traer personas al mundo si no es para comportarse como verdaderos padres con ellos
    Ha de haber sido muy fuerte para Eric Clapton ese shock cuando estaba joven
    Bien por los padres que de verdad son padres, como tu y mi papá

    Tqmmmmmmmm!!!!

Opina en Radiolaria

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s