Desarmado

bgrade6I used to be a little boy so old in my shoes, and what I choose is my choice, what’s a boy supposed to do?

La canción fue exitosísima. El cimiento lírico… ensordecedor, desolador.

“El motivo por el cual escribí ‘Disarm’ es que no tuve el valor de matar a mis padres, así que me quise vengar de ellos a través de una canción”, declaró Billy Corgan en 1993, cuando la burbuja The Smashing Pumpkins empezaba a inflarse con la cascada de sencillos encarrilados a promover su nuevo trabajo producido por Butch Vig: Siamese Dream. “Pude haber compuesto un tema violento que mostrara mi enojo, pero en lugar de eso opté por algo hermoso que les hiciera ver la ternura que uno podía hallar en mi corazón. Consideré que era una linda manera de hacerlos sentir mal por haberme tratado como una mierda.”

Específicamente en aquellos meses Corgan era un portavoz de miserias tanto personales como colectivas. Abordaba con precisión las desdichas que laceraban a individuos y grupos sin que él se hiciera a un lado. Como testimonio de ello destacan en el cancionero de las calabazas entregas como “Soma” y “Spaceboy”, aunque la suma de éstas no se acerca ni tantito a la agresividad, pasión y convulsión de “Disarm”, oficialmente single desde marzo de 1994.

“No importa cuántos años han pasado ni cuántas veces la toque; es una de las pocas canciones que hoy me sacude de la misma manera, es algo poderoso. Se trata de la primera canción en la que traté con mi infancia sin vaguedad. Una canción muy directa”, admitió en 2012 William Patrick Corgan, el encorvado geniecillo que lidió con el divorcio de sus progenitores a los tres años y quedó sentenciado a compartir techo durante largas temporadas con Penny Andersen, la siguiente conquista de su padre. Tensa de por sí, la cuerda familiar terminó en filamento. No son pocos los textos en los que asoman los frecuentes maltratos y abusos que Billy sufrió a manos de la mujer que se ganaba la vida como aeromoza.

En sentido contrario a este punzante resentimiento que le fue inundando las compuertas del alma, el artista fue una ángel protector para su hermano menor, Jesse, víctima de parálisis cerebral, síndrome de Tourette (tics transitorios y crónicos) y problemas del corazón, así como un trastorno cromosómico que se asemeja al autismo.

“Él lo está llevando mucho mejor en estas semanas, pero estoy segura de que no durará así demasiado tiempo. Billy es muy volátil, no puede ser feliz mucho tiempo”, contó en noviembre de 1993 a The Washington Post la entonces bajista del cuarteto, D’arcy Wrestky.

Tres años después de la publicación de Siamese Dream, la madre de Corgan, de nombre Martha, murió a causa de un cáncer fulminante. La inesperada aflicción del hombre que jamás concibió tirar una lágrima en honor a sus padres afloró de golpe y fue plasmada en “For Martha”, uno de los cortes más largos y deprimentes del oscuro álbum Adore (1998). “If you have to go, don’t say goodbye, if you have to go, don’t you cry, if you have to go, I will get by. Someday I’ll follow you… and see you on the other side“, cantó a su madre un sombrío y atemperado Billy.

Reducido el vendaval a un chispeo de silenciosa melancolía, el furibundo rockero ocultó los colmillos, relajó las cejas y mojó los pómulos desconsolado, descompuesto, desarmado.

3 respuestas a “Desarmado

  1. No me gusta pensar en el destino como un ser, y si lo fuera no puedo decir que le tengo demasiada confianza por lo raro que actua, afortunao me siento de tener la familia que tengo y de mis amigos también, peor el destino se me hace algo aparte, no me gusta mucho la idea

    Como sea, no tenía idea de que así hubiese sido la niñez de Billy, la verdad es que ha de ser de lo mas triste e impotente del mundo no poder contar con unos padres, y es bastante entendible su resentimiento yo digo

    Yo no se si algún día tenga hijos, no lo tengo en mente realmente por que me imagino que es una responsabilidad enorme, pero quien decida si tenerlos, espero q tenga en mente que hay que amarlos para empezar

    Tqmmmmmmmmmmmmm!!!!

  2. Así se valora más lo que ha hecho Billy Corgan. Sin este odio bien canalizado, por decirlo de alguna forma, la década de los noventa no hubiera sido igual musicalmente hablando. Entiendo que el líder de los Pumpkins es un gran fanático de los Cachorros de Chicago, lástima que este equipo no le haya correspondido aún con títulos.

Opina en Radiolaria

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s