Una ola a punto de romper

steveperry.jpgStrangers waiting, up and down the boulevard, their shadows searching in the night, streetlights people, living just to find emotion, hiding, somewhere in the night…

No es solamente la canción más conocida de Journey, es también la pieza que ha devorado décadas con la peculiaridad de que su coro aparece hasta el final de la misma. Además, en 2014, fue confirmada como una de las sinfonías de rock más exitosas en la historia en cuanto a ventas digitales se refiere.

Desde su “nacimiento” en 1981, “Don’t Stop Believin'” es una oda al optimismo, al aliento, a no cesar en el intento, con un amplísimo abanico de situaciones, ya que la temática no se limita a algo en particular. Puede ser la lucha por un amor, la sana disputa en una competencia deportiva o cualquier otro contexto que implique superar obstáculos para alcanzar una meta.

“A nivel personal, esta canción me ha ayudado a no darme por vencido, y me he dado cuenta de que eso mismo le sucede a mucha gente”, le dijo en 2010 el otrora vocalista del grupo, Steve Perry, a la estación de radio Planet Rock.

Fue él quien concibió las letras del corte durante algunas madrugadas de insomnio en un hotel de Detroit, desde cuya ventana miraba, simplemente, a la gente pasar.

“Exploraba la idea de cómo la luz se proyectaba hacia abajo, lo que impedía observar bien. De pronto veía a las personas en la calle salir de la oscuridad hacia la luz. Detroit estaba muy presente en mi cabeza cuando comencé a escribirla”, confesó Perry en otro momento a New York Magazine.

La canción evaporó momentos difíciles de algunos integrantes de Journey, como por ejemplo Jonathan Cain, tecladista que tiempo antes de unirse a la agrupación, pasaba prácticamente inadvertido y sin encontrar mucha suerte en la zona de Sunset Boulevard. Desde ahí solía llamar por teléfono a su padre y éste le respondía algo como… “No dejes de creer o todo se acabará”.

Mención aparte merece la estructura del tema, ya que conforme avanza, va creciendo en intensidad y va empujando al oyente con claridad y contundencia, lo que a menudo provoca que los asistentes a los shows de Journey aumenten a su vez el volumen en los cánticos… hasta llegar al punto climático, a ese coro inolvidable que sigue hechizando y capturando a nuevas generaciones.

“Es como una ola a punto de romper. Es la anticipación de que algo sucederá, un gran cambio en tu vida”, explicó Cain al diario LA Times.

Y sí. Vaya que si es una ola, una gran ola que rompe los charts, se va, renace y regresa a menudo. Parece no tener fecha de caducidad.

2 comentarios en “Una ola a punto de romper

  1. ¡Mis ídolos: Journey con Steve Perry! Sí, ellos eran ELLOS y yo era joven,😉 ¡Ay, ya me dio nostalgia feliz! Gracias, Luis. Abrazos

Opina en Radiolaria

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s