‘Chandelier’ y la vida a la deriva de Sia

SiaAntes de lanzar el exitazo del 2014, “Chandelier”, Sia detuvo su carrera como solista para convertirse en una gran cómplice artística de estrellas como Rihanna, David Guetta y Beyoncé, creando o metiendo mano en joyas como “Diamonds”, “Titanium” y “Pretty Hurts”, respectivamente.

Todo sucedió en los cuatro años posteriores a We Are Born, disco de 2010 que posicionó a la nacida en Adelaida, Australia, en lugares como Estados Unidos, Dinamarca, Finlandia, Países Bajos, Grecia y, por supuesto, su tierra natal.

Pero luego de tanto éxito “compartido”, la artista entendió que era el momento de rearmarse en solitario y construir algo para sí misma, algo que hablara de ella, de su pasado reciente y de sus batallas con el alcohol, un elemento presente en su vida que le resultó difícil dimensionar.

“Lo único que deseaba era escribir para artistas pop. Por una u otra razón no sentía que fuera mi turno de brillar. Posteriormente, me volví adicta al Vicodin y a la oxicodona, y aunque siempre fui bebedora, jamás pensé que fuera alcohólica. Me sentía muy infeliz como artista y me fui enfermando más y más”, le dijo Sia a Billboard.

Las letras de “Chandelier”, escritas en apenas 15 minutos de la mano de Jesse Shatkin, hablan justamente de todo esto: “Escribí el tema porque existen en el pop muchos himnos de chicas fiesteras y consideré interesante abordarlo desde una óptica distinta”, le dijo después a NPR.

“Suelo siempre pensar ‘Oh, esto podría funcionar para Rihanna o esto podría ser para B (Beyonce) o para Katy (Perry), pero en esta ocasión dije ‘Ups, ¡creo que acabo de escribir por accidente un temazo pop para mí!’. Mi amigo Jesse Shatkin y yo estábamos probando cosas en el estudio, yo en el piano y él en la marimba, y de pronto surgió esta gema”.

El single, con una clara influencia de reggae y un sabor muy a la “Man Down” de Rihanna, fue publicado el 17 de marzo de 2014 como primera apuesta promocional de 1000 Forms Of Fear, álbum que oficializó el regreso de la australiana a la aventura solista. Y pronto, muy pronto, llegaron los elogios de la crítica, las nominaciones al Grammy y las escaladas a puestos altos en los charts. Sexto lugar en Reino Unido, octavo en el Billboard Hot 100 y rey absoluto en Polonia, Israel, Francia y Grecia fueron apenas un ejemplo de ello.

“No me interesa el éxito comercial. Hago lo que amo y expreso lo que se me pega la gana”, manifestó Sia en aquella citada charla con Billboard.

No queda duda. La cantautora que alguna vez consideró cortar de tajo su carrera en solitario para servir a otras súper estrellas, dejó que el mundo se enterara, a través de una extraordinaria canción, de su vida personal, su adicción a los calmantes y sus muchas aventuras salpicadas de alcohol.

Help me, I’m holding on for dear life, won’t look down, won’t open my eyes, keep my glass full until morning light, ‘cos I’m just holding on for tonight…

Un comentario en “‘Chandelier’ y la vida a la deriva de Sia

Opina en Radiolaria

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s