Simon y Garfunkel hacen que suene el silencio

SimonAndGarfunkelAsí como Paul McCartney escribió en menos de media hora “Live and Let Die”, otros como su tocayo Paul Simon han demorado demasiado para componer grandes temas en la historia de la música.

Es el caso de “Sound of Silence”, un clásico descomunal en el que el chaparrito invirtió seis meses, sumando casi un verso por día para que todo supiera a perfección desde esa entrañable línea que desataría alaridos en los conciertos de Simon & Garfunkel: “Hello darkness, my old friend“.

La música ya había sido concebida desde antes, en el tiempo posterior al asesinato de John F. Kennedy.

“Apenas había acabado mis estudios y trabajaba en una editorial musical. Visitaba las casas discográficas ofreciendo canciones de algunos compositores y ver si les interesaban a otros artistas para grabarlas”, reveló en su momento Simon en una charla con Terry Gross.

En los seis meses que duró en dicho empleo, el joven nunca pudo “colocar” una composición, hecho que lo llevó a sentir culpa y a regalar, en consecuencia, dos cortes de su autoría. Pero después surgieron disputas con la editorial y Simon se negó rotundamente a obsequiarles su más reciente creación. Vaya fortuna. Perdió su trabajo, pero conservó “Sound of Silence”, un auténtico himno de la década del que su autor destacó su simplicidad, tanto melódica como lírica.

Pese a sonar en los tiempos de dominio total de The Beatles, el tema se instaló en lo más alto del Billboard Hot 100 durante los primeros 22 días de 1966, siendo finalmente destronado por “We Can Work It Out”, del cuarteto de Liverpool.

“Uno de los problemas con los que lidiamos hoy es la escasa habilidad para comunicarnos, no sólo a nivel intelectual, sino en el plano emocional. Eso hace que no seamos capaces de conmover a los demás, de amar a los demás. Ésta canción habla de esa incapacidad”, le explicó el nacido en Nueva Jersey a la audiencia en una presentación que hizo junto a Art Garfunkel para la televisión canadiense, en 1966.

Pronto, la tan elogiada dupla de Paul y Art se desvaneció. Paladines de la exacerbación de la emoción juvenil y protagonistas de un entrañable soundtrack que marcó a una generación, ellos mismos fueron víctimas de problemas internos que terminaron por ser fulminantes y definitivos.

Pero aun con ello, el silencio sonó… y, décadas después, sigue sonando muy bien.

3 comentarios en “Simon y Garfunkel hacen que suene el silencio

Opina en Radiolaria

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s