Un stalker tras Debbie Harry

debbie-harry-2One way or another I’m gonna find ya, I’m gonna getcha one way or another, I’m gonna win ya, I’m gonna getcha one way or another, I’m gonna see ya, I’m gonna meetcha. One day, maybe next week, I’m gonna meetcha“.

No se puede ser más amenazante ni determinante.

Así cantaba Debbie Harry las letras de “One Way Or Another”, uno de los éxitos más deliciosos de Blondie que sirvió como gran condimento de su disco Parallel Lines, editado en el lejano 1979.

La rubia de Miami prometía encontrar a ese “alguien” de la manera que fuera, tarde o temprano, pero hallarlo al fin y al cabo.

Sin embargo, resulta curioso que la inspiración que desató la composición era en sentido opuesto, ya que de esa manera recordaba Harry a un antiguo amor que, luego de la ruptura sentimental entre ambos, se dedicó a acecharla en cuerpo y alma.

“Trata sobre un ex novio que empezó a acosarme. Terminé con él y se convirtió en un stalker, era muy bueno en esas artes. Trabajaba en un lugar en el cual inhalaba cosas químicas durante todo el día y luego bebía por las noches, así que se ponía realmente loco y luego iba tras de mí”, reveló Debbie, según se lee en el libro Deborah Harry: Platinum Blonde, de Cathay Che.

“Hacía de todo, era insaciable, ¡tuve que mudarme fuera de Nueva Jersey! Supongo que fue la primera canción que se escribió sobre un stalker, aunque creo que no se manejaba tal término en aquel entonces. Me parece que en aquel tiempo les llamábamos simplemente ‘plaga'”.

Harry no sólo se le escabullló a aquel hombre enfermizo, en todo caso siguió simplemente ese instinto que también le permitió convertirse en un símbolo de rebeldía mujeril cuando la inmensa mayoría de las féminas estaba destinada a un mundo menos dinámico.

“A los 18 años me di cuenta de que no quería llegar a los 40 con un ataque de nervios por no haber hecho las cosas que deseaba. Viniendo de una generación donde se esperaba que las mujeres se casaran y tuvieran hijos, la idea de hacer lo que hice era inaudita. Tal vez fue cabezonería, pero en realidad era un mecanismo de supervivencia”, le dijo la rubia recientemente a la periodista Carrie Buckle.

Frenesí y supervivencia, dos aspectos inherentes a la vida de Debbie, una diva capaz de crear un tema ligero y hasta juguetón desde la perspectiva de quien la acosaba de manera inquietante. Fascinante paradoja de una encantadora mujer… de una u otra manera.

5 comentarios en “Un stalker tras Debbie Harry

  1. no sabía ese dato, si fuera por parte de Debbie la versión, hubiera sospechado que Debbie iba a lograr que el tipo se rindiera a sus pies de alguna manera ya que siendo mujer a veces me imagino que es más fácil

    Jmmm, pues como no la iban a asechar con esos ojos? osea realmente creo que no es fácil con una persona de tal belleza
    Bien Debbie, me encanta que saque inspiración de lo más común!

    tqmmmmm

Opina en Radiolaria

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s