Ni boda ni suicidio

DAXcHf8W0AQX0L1.jpgLas invitaciones habían llegado a los más cercanos y el pastel de bodas, que provocó una que otra discusión por culpa del sabor, ya había sido elegido.

Dos años después de conocerse en Sheffield y de hacer nido en un flat londinense, el joven Reginald Dwight y su novia Linda Woodrow estaban a un tris de llegar al altar. Mucho de este idilio sesentero se desparramaba en las bellas cartas que los tórtolos se habían dedicado en las postrimerías de la década.

Pero el “a punto” es una pócima demoniaca. En junio de 1970, un intranquilo Reg (mote para los cuates del que no mucho después se autonombraría Elton John) fue sonsacado por Bernie Taupin y Long John Baldry, su cómplice en la banda Bluesology, para la que contó con todas las trazas de ser una velada de excesos. Los muros del club Bag O’Nails fueron los testigos mudos de la trituración del futuro de Dwight, quien entonces inflamaba ya sus intestinos al callar su absoluto gusto por los hombres.

“Reg había salido a beber con sus amigos”, declaró Linda al Sunday Mirror en 2005. “Volvió en la madrugada y me avisó que se iba de la casa. Lloré y le dije que lo amaba, pero poco le importó. A la mañana siguiente, su padrastro vino y se lo llevó en definitiva. Nunca más supe de él.”

Expuesta hasta 1991, año en que ya convenía hablar de una “megaestrella”, la versión de Elton no varió mucho, pero es útil para saldar la historia: “Nos embriagamos y Long John Baldry me dijo que no debía casarme. Yo sabía que tenía razón, pero no me atrevía a externarlo. Al final, el alcohol me ayudó, fui a casa y dije que la boda no se llevaría a cabo.”

La sugerencia de Baldry, secundada por Taupin, redimió al cantautor y ciertos detalles del truene con Linda destellaron en el firmamento de “Someone Saved My Life Tonight”, tema que el inglés, ya en plan solista, lanzó cinco años después como gajo del álbum Captain Fantastic and the Brown Dirt Cowboy: “It’s four o’clock in the morning, damn it listen to me good, I’m sleeping with myself tonight, saved in time, thank God my music’s still alive…

Linda acabó deshecha y el vinagre lírico de Taupin aromatizó el último picotazo. Porque ante cientos de miles de fans, la chica que ni siquiera intentó una reconciliación fue inmerecidamente perforada con letras inquisitorias: “You almost had your hooks in me, didn’t you dear? You nearly had me roped and tied, altar-bound, hypnotized…

En cuanto a Elton, el backstage de su vida era rico en depresiones. El remolino de alabanzas en su época más fecunda no alcanzaba para inflarle el pecho. Como otros, atravesaba el infierno abrasador de un homosexual ahogado por un entorno adverso, y así, en algún momento, quedó a centímetros del barranco. Entre tanta saliva de chicas y chicos le surgió la idea de acabar con su tormento. “Un día salí de mi cuarto y percibí un fuerte olor a gas”, relató Taupin. “Entré a la cocina y ahí estaba Elton en el piso, con las llaves del gas abiertas. Mi reacción inmediata pudo haber sido la de pensar que intentaba matarse, pero solté una carcajada porque estaba el tipo con las llaves abiertas y las ventanas… también.”

Ni duda. Entre amigos y por amigos, el propietario de los mil devaneos halló escapes de último momento que elongaron su repertorio ganador. Hoy, “Someone Saved My Life Tonight” pervive igual como un eterno “¡justo a tiempo!” que como un souvenir de las noches de aflicción y derrape.

Y de Linda… poco, pero revelador. Habiéndose mudado a Estados Unidos, aún mantenía el aguijón encarnado en mayo de 2019: “Tengo todavía el anillo de compromiso.”

4 respuestas a “Ni boda ni suicidio

  1. La verdad no podría sentir simpatía por Elton en esta historia, de hecho creo que solo me hace verlo como algo mas patético de lo que ya lo veía, entiendo su represión, su miedo a decir quien era por que es algo que yo también viví, pero de irse de una manera tan cruda y dejar a esa mujer así sin poder contarle bien las cosas, que es al menos como lo leo aquí, me hace en verdad verlo como un primate de cuarta, que por cierto se ha vuelto peor con los años

    Lo que si es tan cierto es que es horrible vivir años así y no poder contar lo que quieres ni decir como te gustan las cosas, pero en verdad, no me enorgullese nada tener a ese…hombresillo de nuestro bando , iuckkkkkk!!!! jajajajaja

    Tqmmmmmmmmmm!!!

  2. Y si de piano y concepto y refinamiento artístico hablamos… Someone Saved my Life Tonight. La grandilocuencia pop de Elton John en 1975.

  3. No sabía su verdadero nombre y mucho menos la razón del Elton John, buenísimo! Me encantó el post.

    Qué trauma para la pobre mujer… y coincido con Alex, mínimo una charla y una explicación….

    y qué risa con su intento de suicidio.

Opina en Radiolaria

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s