La expulsión de Metallica, según Dave Mustaine

Clandestinidad y mierda a escondidas. Así describe Dave Mustaine en su autobiografía los últimos días que vivió como integrante de Metallica en abril de 1983, cuando la banda se encontraba en Nueva York a propósito de dos conciertos en el Paramount Theater de Staten Island y el L’Amour de Brooklyn.

Si bien el pelirrojo percibía actitudes raras especialmente de Lars Ulrich, no contemplaba un escenario extremo en el cual se pudiera pensar en su salida del cuarteto. Y de hecho, ambos recitales (con el flamante Steve Harris en la audiencia) fueron un éxito, por lo que hubo motivos de sobra para celebrar como solían hacerlo en aquellos tiempos: bebiendo cantidades abundantes de alcohol y teniendo sexo con las golfas de la ocasión.

El domingo inmediato a dichos conciertos (10 de abril) pasó sin novedad, con Mustaine y los demás recuperándose de los ratos de exceso, crudos, cansados, somnolientos. Sin embargo, al llegar el lunes, la ejecución estaba cantada.

Dave abrió el ojo en algún momento de la mañana y se encontró con la cuadrilla de Metallica frente a él, además de sus cosas empacadas a un costado. Al preguntar qué sucedía, Lars le respondió sin titubeo: “Estás fuera del grupo, toma tus cosas, te vas ahora mismo”.

“¿Así?, ¿sin advertencia?, ¿sin una segunda oportundidad?”. Y Ulrich de nueva cuenta soltó la guillotina por si quedaba vena viva. “Aquí está tu pasaje de autobús, te marchas en una hora”.

Mustaine recuerda que los más contrariados eran James Hetfield y Cliff Burton, mas ello poco ayudaba. La determinación del mandón baterista, en combinación con la tibieza de los primeros, apuntalaban la sentencia. Así que el recién despedido solamente les pidió que por favor no usaran nada suyo, refiriéndose no únicamente a su equipo físico, sino a algo más personal: sus composiciones.

James fue el conductor designado para la embarazosa misión de llevar a Mustaine a la estación de autobuses Port Authority. No hubo palabras en el camino, pero sí lágrimas de Hetfield al llegar y despedirse de su amigo con un abrazo, tras el cual todo terminó. Quebrado en todo sentido, el pelirrojo tomó asiento en el vehículo que lo trasladaría de Nueva York a California.

Sí, ese famoso calvario de cuatro días, ese largo viaje en el cual el furioso y descorazonado guitarrista se toparía con un pequeño panfleto tirado en el suelo del autobús, mismo que incluía una discusión política acerca de la proliferación de armas nucleares. Una línea en particular capturaría su atención: “The arsenal of megadeath can’t be rid no matter what the peace treaties come to”.

Todo estaba dicho. Mustaine sólo debía llegar a casa para reclutar tropas. Acababa de iniciar una guerra.

Anuncios

5 comentarios en “La expulsión de Metallica, según Dave Mustaine

  1. Y q paso?Metallica perdio al padre del trash metal y este formo su mejor banda la q nunca ha decaido.Metallica nos hizo un gran favor Grande Mustaine!! ESO ES ROCK DE VERDAD!!Gracias Metallica no sabian lo q hacian!!

Opina en Radiolaria

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s