Un librazo sobre el escritorio

Cerca de las 9:15 horas del 8 de enero de 1991 quienes caminaban por uno de los pasillos de la Richardson High School de Texas oyeron un estruendo semejante al de un libro gordo que acaba de ser azotado violentamente contra un escritorio.

Sin embargo, el sonido provenía de un revólver calibre .357. Jeremy Wade Delle, adolescente de 16 años que acababa de entrar a su salón con retardo marcado en rojo, se había disparado frente a 29 compañeros de clase.

Súbita e instantánea, la tragedia la protagonizaba un chico que, a ojos de sus allegados, era tímido y inofensivo. Dada su constante impuntualidad, la profesora de inglés le había solicitado tramitar en la oficina del director el permiso para poder tomar lecciones ese martes. Jeremy no refutó, pero desvió el andar en el corredor. Sin testigos, extrajo de su locker la pistola que había robado del cuarto de sus padres y que había resguardado con candado desde la tarde anterior. En un parpadeo estaba de regreso en el salón. “Maestra, fui a conseguir lo que realmente quería”, dijo con tono fuerte y sobrado. Momento de excepción para un púber que jamás había alardeado en público. Pero hasta los suicidas escogen sus rituales y, así, se decretó esta breve ceremonia del adiós que quedaría esculpida en la mitología del grunge de fábula: “Jeremy spoke in class today…

El fatal episodio que publicó a dos columnas el diario The Dallas Morning News llegó a manos del recio barítono de Pearl Jam, Eddie Vedder, quien sumergido en la conmoción, decidió sumar a esto un suceso de su infancia, para finalmente articular los versos de “Jeremy”, según confesó el propio cantante a Billboard en 1991, días antes del lanzamiento del álbum Ten: “Bueno, esto viene del artículo que vi en el periódico. Y luego, cuando iba a escribir sobre ello, pensé en sacar información sobre el chico, pero consideré que tal vez eso sería intrusivo. Me capturó por completo el hecho, porque yo había tenido una experiencia similar con un niño con el que crecí (…) Su mundo estalló, entró en pánico y un día trajo un arma al aula. Era la clase de Geografía, yo caminaba en el pasillo y recuerdo haber escuchado eso…”

Si el sencillo causó controversia, el respectivo video, rotado hasta el cansancio por MTV, triplicó el efecto. El director Mark Pellington se encerró en una habitación y se sometió a una docena de repeticiones de la canción hasta convencerse de que las imágenes requerían ser calca de lo acontecido en Texas. Un chaval de 12 años, de nombre Trevor Wilson, fue el elegido para encarnar a Wade Delle, brindando una enfebrecida actuación que empató magistralmente con la voz de trueno de Vedder, el rabioso relator de la tragedia.

La obra de Pellington cosechó cuatro estatuillas en los MTV Video Music Awards, celebrados en septiembre de 1993. “Hola a todos, éste es Trevor. Vive…”, dijo Eddie a la concurrencia sonriendo y alzándole la mano al joven estrella del video. “Si no fuera por la música, creo que me hubiera disparado en un salón de clases. Es lo que me mantuvo vivo”, amplió el frontman antes de bajar del entarimado.

De Wilson no se supo mucho sino hasta un cuarto de siglo después de que Vedder le celebrara vivo en dicha gala.

Si la realidad descarnada fue base para la ficción musical y el regocijo temporal, la ironía cimentó una nueva calamidad alrededor de “Jeremy”, cuando Trevor pereció ahogado mientras vacacionaba en una playa de Puerto Rico, en agosto de 2017. Esta vez no se escuchó nada, ni el sonido semejante al de un libro gordo azotado contra un escritorio… ni el desesperado chapoteo de un hombre de 36 años al que nadie pudo auxiliar.

Sin rituales, despedidas ni mínima gota de sangre, el “falso Jeremy” murió, ahora sí, de verdad.

Clearly I remember, pickin’ on the boy, seemed a harmless little fuck, but we unleashed a lion, gnashed his teeth and bit the recess lady’s breast…

Anuncios

7 comentarios en “Un librazo sobre el escritorio

  1. puede que algunos lo hagan por llamar la atención o que el mundo recuerde su crudo final, pero también tengo la certeza de que hay quienes tienen un motivo mayor que simplemente “aterrorizar” a los demás
    El mundo si sigue con o sin las personas, pero no todas las personas estan listas o dispuestas a aguantar las humillaciones de las personas, para algunos vivir es una revancha por que tienen la opción de elegir finales felices, pero no todos las tienen, y no siempre las famosas “soluciones” de las que hablan son soluciones en verdad si no son el unico camino, y a veces ese camino tampoco trae felicidad, por eso hay personas que simplemente optan por una manera de parar sus sufrimiento, cuando las soluciones y las opciones se acabaron, en verdad es cruel para una persona estar viendo como el mundo sigue su rumbo aun cuando esten respirando

    Quizas este niño no vio ninguna solución ni nadie en quien poder encontrarla, ninguna luz que le iluminase o le guiara o bien quizas ninguna forma de salir, por lo tanto el argumento de este hombrede Pearl Jam me parece tan carente de información, poco tiene que ver con que el mundo siga su rumbo o no, el niño fue una persona que mas que sorprender a los demás quizás solo buscaba detener su sufrimiento

    tqmmmmmm

    1. No estoy de acuerdo del todo contigo. Y sí que simpatizo con el razonamiento de Eddie Vedder.
      Es cierto que este mundo, la vida en general, puede ser dura. A veces no encontramos soluciones o no las vemos aparentes. A veces las personas pueden tenerlo muy difícil para resistir, recomponerse o superar situaciones y problemas.
      La vida no siempre es fácil. Pero ello no quiere decir que tengamos que rendirnos a ella. Rendirnos a que nos supere, por mucho que no veamos soluciones. Siempre las hay, para quien quiere verlas.
      Aunque esta sociedad no ayude mucho, está demostrado que se puede llevar una vida feliz y sana si sabes cómo. Antropólogos, psicólogos y filósofos varios te podrán dar muchas pistas de pequeños detalles para vivir el día a día adecuadamente. Y todo eso sin necesidad de refugiarte en religión ni ningún tipo de apoyo espiritual.
      Y porque muchos criticareis y direis que seguis sin ver esa solución con esas opiniones y seguís sin estar de acuerdo, volveré a decir que la vida tiene muchas salidas, no todas gratas, pero hay que probar y seguir un camino para llegar a una felicidad relativa. Siempre puedes intentar solucionar tus problemas, apoyarte en alguien que te ayude (amigos, familia, psicólogo si es necesario, etc.), refugiarte en tus seres queridos o hobbies… La vida está para disfrutar los pequeños detalles que te ofrece.
      Hay que aprender, hay que autosuperarse, hay que intentar ser feliz. Siempre hay una luz al final del tunel, aunque no queramos o no sepamos verla. Lo que no puede uno es rendirse. Y lo dice uno que conoce el tema; casos de primera mano, frustrados y con éxito, y sobretodo, muchos calentamientos de cabeza que no hacen sino inflingirte más daño.

      Perdón por el sermón.

Opina en Radiolaria

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s