Édith Piaf, un avión destrozado y un amor perpetuo

En algún tiempo, la pequeñita Édith Piaf, grandísima a la vez, sollozó como pocas por un amor esfumado.

Su lamento flotaba en el aire mientras sus lágrimas se perdían en tierra, sus átomos se dispersaban en la más honda desazón y su mente… era toda memorias, toda recuerdos, todo pasado. No vivía, sobrevivía. Esto sucedió en las semanas posteriores al 28 de octubre de 1949.

Ese día, Édith perdió para siempre a su amado Marcel Cerdan, un mítico boxeador de pegada salvaje y mirada punzante que la tenía enamorada de la nuca a los tobillos. El púgil viajaba en avión precisamente para reunirse con ella en uno de esos días en los que el ansia carcome y laceran las ganas de beberse mutuamente; así de locos estaban el uno por el otro.

Poco después de las 2:51 de la madrugada la aeronave Lockheed Constellation, asignada a la ruta París-Nueva York, se estrelló en el Monte Redondo de las Islas Azores con 49 pasajeros a bordo. El hombre de los guantes magníficos, de las 113 victorias y los cientos de besos entregados a Piaf… tenía sólo 33 años.

Tomaré el primer barco“, había escrito el boxeador en un telegrama a Édith. “Mejor ven en avión, muero por que me tengas en tus brazos“, fue la respuesta de ella.

Apenas supo de la tragedia, la diva se perdió en esa clase de culpa que desgarra todos los músculos y todos los pensamientos. “¡Marcel, Marcel!”, gritaba enloquecida en su camerino, según testigos. Pero ni así suspendió su actuación. Piaf cantó con media alma y el doble de tormento con tal de rendir tributo a su más grande amor, recién perdido ese 28 de octubre.

“Interpretaré este tema solamente para Marcel Cerdan”, le dijo a su público con los ojos hechos cenizas.

Y cantó intensamente “L’Hymne a l’amour”, en cuya letra se asegura que Dios reúne a los que se aman con incalculable pasión.

4 comentarios en “Édith Piaf, un avión destrozado y un amor perpetuo

  1. Cuando se trata de amor, no creo q no haya nadie que no le haya tocado sentir ese repentino vacio en el estómago que desuués sientes que te hace falta aire y te quedas en shock, por todas las razones que pueden haber de tragedias así, Yo se como se siente aunque una cosa como esa jamás la quisiera experimentar, creo que es la peor de todas en cuanto al amor

    Edith era grande, siempre de mis favoritas, su vida fué tan bella como trágica

    tqmmmmm!

  2. Qué mujer tan intensa, qué vida y qué pasión, en toda su obra se puede constatar. Extraordinaria, inigualable. wow Luis, como siempre con tu toque tan especial.

Opina en Radiolaria

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s