Tercera llamada: Metric y los clasemedieros

Metric pulverizó toda lógica desde que se anunció que tocaría en el Auditorio Nacional, y de inmediato colocó en las esperanzas del concierto sus propios récords de asistencia.

No es que le falten fans al cuarteto canadiense en nuestra ciudad; es que sencillamente hay una liga para cada artista y Metric no corresponde aún a tamaños de 10,000 butacas. Por eso anoche llenaron poco menos de la mitad, con todo y que la propia banda dedicó las horas previas tanto al soundcheck como a la promoción exhaustiva de boletos a través de su cuenta de Twitter.

En la que fue la noche más patética en la historia para los revendedores, haber anunciado cinco veces la tercera llamada fue el síntoma más claro de que había que convocar hasta a los taxistas, mandar a dormir a la mitad de acomodadores de asientos y aprovechar la ocasión para ocupar asientos burgueses con precios de “prole”. Metric logró ayer lo que el gobierno no ha podido: amalgamar la clase media.

Hablando del show, Emily Haines y compañía se portaron a la altura, pese al recinto magnífico, pero poco ad hoc. La rubia se destrampó a lo largo de la hora y 20 minutos que duró el recital (entre el primer rasgueo de guitarra de “Black Sheep” y el último sonido acústico de “Combat Baby”), pasando la mayor parte del tiempo con el cabello tapándole el rostro, saltando sobre puntas y ejercitando pantorrilla, muy al estilo de los aeróbics ochenteros. Piernas larguiruchas, voz juvenil y una mirada coqueta y penetrante que, sin embargo, se perdía con el juego de cabellos invasores.

Se trató de saldar, además, una deuda con los mexicanos acumulada desde el festival Corona Capital 2010, al que Metric no pudo venir. La promotora Vive One apostó fuerte al fanatismo de sus devotos y a contemplar un inmueble de grandes dimensiones que, al final, tuvo que lucir cortineros para tapar las secciones vacías y rescatar, al menos, un poco de intimidad entre los canadienses y su gente. El Metropólitan era el sitio ideal para Metric.

La extraordinaria versión de “Twilight Galaxy” abanderó los varios temas del álbum Fantasies incluidos en el setlist, además de los vigorosos acordes de “Gold Guns Girls” y “Sick Muse” que fueron recompensados por el público. “Help I’m Alive” fue uno de esos momentos cumbre que Emily seguro valora al doble, tomando en cuenta que compuso la canción hace cuatro años, encerrada en una habitación de hotel del barrio bonaerense de La Recoleta, durante uno de los cuadros depresivos más fuertes de su vida.

Todo parece indicar que, a juzgar por su energía en el escenario, ahora vive un mejor momento.

Setlist – 110112 –

Black Sheep, Satellite Mind, Hustle Rose, Poster Of A Girl, Help I’m Alive, Twilight Galaxy, Empty, Gold Guns Girls, Hey Hey My My, Gimme Sympathy, Sick Muse, Dead Disco, Stadium Love // Monster Hospital, Combat Baby

Anuncios

Un comentario en “Tercera llamada: Metric y los clasemedieros

Opina en Radiolaria

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s