Miedo y respeto por el querido Lou

Brandon+Flowers+Brandon+08I got this feeling that they‘re gonna break down the door, I got this feeling that they’re gonna come back for more, see I was thinking that I lost my mind, but it’s been getting to me all this time… and it don’t stop dragging me down…

Tétricas letras, copiosa paranoia y aflicción desbordada, cortesía de The Killers.

Era 2007, Brandon Flowers presumía look de norteño mexicano y no sonreía tanto como en los meses de renta del disco debut del grupo de Las Vegas. Dicho mood iba muy ad hoc con su forma de interpretar con tonos rotos e inquietantes “Tranquilize”, segundo sencillo del compendio de rarezas llamado Sawdust que contó con un invitado de leyenda, el rock alternativo hecho carne, hueso y muecas: el gigantesco Lou Reed.

“Es uno de nuestros temas más deprimentes, abunda la desesperación, pero hay luz al final del túnel”, describió Brandon ante el influyente semanario NME.

Los integrantes de The Killers tenían serias dudas sobre si Reed, alguna vez apodado por Flowers ‘Rey de Nueva York, aceptaría colaborar en la pieza. Y es que el esposo de la artista Laurie Anderson arrastraba fama de desconfiado, escéptico y huraño. Pero estas vacilaciones y titubeos no aparecieron en esta oportunidad y el cuarteto de Nevada decidió enviarle una maqueta. Poco después, el también poeta disipó los nubarrones y con inesperado gusto aceptó.

“Me encanta el corte. Me capturó desde que era una simple idea, en verdad es una gran canción. Él (Brandon) es un buen compositor y sentí emoción desde el minuto en que pusimos manos a la obra. Para mí, mucho recae en cómo se mezclan las voces”, expuso el otrora mandamás de The Velvet Underground, admitiendo que en el estudio de grabación resultaba impensable empatar los tonos de Flowers. “No estoy ni cerca de su nivel, pero eso ayudó mucho porque ninguno se interpuso en la ruta del otro. Coexistimos auténticamente y construimos algo más grande. Es una de estas cosas que se combinan y dan como resultado un tercer elemento.”

Y en este ping-pong de adulaciones, la alabanza de Reed hacia la estatura vocal se enredó con la manera en que el frontman de The Killers se sintió abrumado por la personalidad del alguna vez adicto a las anfetaminas inyectables.

“Había un temor lleno de respeto. Nos tomó sólo un día romper el hielo, pero en el segundo día mejoraron mucho las cosas. Recuerdo que alguien vino al estudio y solamente pudo estar dos minutos con Lou. Se fue diciendo… ‘Lou Reed me pone los pelos de punta'”, contó Flowers a la revista Q.

Pero tal y como señalan las letras de “Tranquilize”, la relación con Reed alcanzó su cumbre lumínica al final de las sesiones de trabajo, mismas que contaron con la producción de los veneradísimos Flood y Alan Moulder. Los fans aceptaron el encuentro generacional y aplaudieron los decibelios del experimento oficialmente colocado en la plataforma de iTunes el 12 de octubre de 2007.

Dos temperamentales baluartes del rock fueron coronados y mucho valió la pena atravesar un túnel lleno de dudas y misterio en el que nadie sabe qué sucederá, en qué terminará todo y quién será el acompañante perfecto al final del mismo. En ese sentido, Brandon consolidó su posición como una de las voces más grandes del rock en este siglo y Lou no dejó de agradecer la invitación, mostrándose complacido en muchas de las entrevistas que concedió poco antes de morir en 2013 tras un problema con su recién trasplantado hígado.

3 respuestas a “Miedo y respeto por el querido Lou

Opina en Radiolaria

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s