El origen (del brincoteo) de las especies

1962 de enero de 2012. Las universidades de Wisconsin y Oregon protagonizan un juegazo en la edición 98 del Tazón de las Rosas en Pasadena. En el receso entre el tercer y cuarto cuarto, cuando los Badgers derrotan parcialmente a su rival 38 puntos a 35, retumban las bocinas del estadio al ritmo de “Jump Around”, el hit que publicó House of Pain en 1992. En el graderío miles de aficionados empiezan a moverse como bujías y el brincoteo multitudinario hace que el concreto registre vibraciones que ponen nervioso a más de uno. El desorden mejor organizado de la historia… al servicio de un equipo de futbol americano que viste de rojo.

Entre los fanáticos de los Badgers de Wisconsin que forman este colosal avispero humano se encuentra Erik Francis Schrody, apodado Everlast por sus amigos de la infancia. A sus 43 años, el neoyorquino de barbita canosa se muestra entusiasta y acompaña a la ruidosa banda de marcha que en cada duelo apoya al equipo desde la cabecera del estadio.

“Casi todos los equipos usan la canción, pero los Badgers la han utilizado durante los últimos 15 años como una tradición exclusiva del intervalo entre los últimos dos cuartos de juego. Cerca de 100,000 personas se vuelven locas. Es surreal”.

Este testimonio de Everlast a la revista Spin tiene doble significado por una simple razón: él escribió “Jump Around”. Y lo hizo afuera de la casa de su amigo, el productor Lawrence Muggerud (DJ Muggs), quien se encargó de crear el famoso compás de la pieza.

“Ni siquiera era una canción, sólo un montón de letras. Estaba muy metido en el dancehall (música jamaiquina) y en Shabba Ranks, y una parte de la rima decía: ‘Jump around, if you love freedom. Jump around, if you love culture.’ Pero después Muggs me dijo… ‘¡Elimina el reggae, anda, vamos a hacer ‘Jump Around!’. Y sí, nos quedamos fríos. Sabíamos que teníamos algo muy bueno”, reveló Everlast, cuya relación entonces con Muggerud se basaba menos en las caprichosas fidelidades musicales y más en los enredos con nenas guapas que, de preferencia, compartieran apartamento. Les hechizaba tanto el hip-hop como el ligoteo con roomies que les dieran cariño bajo un mismo techo.

Pese a su estrecha amistad, Muggerud consideró que el corte fuera incluido en Black Sunday, segundo disco de Cypress Hill, grupo que subía como la espuma en el amanecer de los noventas. Pero por increíble que parezca, Sen Dog, líder de esa banda californiana, pasó de largo.

“DJ Muggs se nos acercó, pero nosotros pensamos… ‘Bueno, eso justamente hace el público en nuestros shows. ¿Por qué querríamos tener una canción llamada ‘Jump Around’?’. Así que dijimos… ‘Dénsela a los chicos blancos'”, admitió el cubano-estadounisense muchos años después al portal Cluepoint.

Fue así como House of Pain, comandado por Everlast y complementado por Danny Boy y DJ Lethal, se quedó con esta piedra preciosa del hip-hop cuyo chicloso sampleo de “Shoot Your Shot”, de Walker & The All Stars, redondeó un fenómeno monumental que alcanzó el tercer lugar del Billboard Hot 100 en 1992 y permaneció en el chart 30 semanas.

“He visto los videos de los eventos deportivos y me da escalofríos”, recordaba recientemente el ojiverde Danny Boy. “Es una bendición que Everlast haya escrito la canción, pero a la vez una jodida maldición que no haya sido yo porque no pude llevarme todo el dinero.”

En 2010 House of Pain se reunió para ofrecer algunos shows, destacando una memorable presentación en el festival británico T In The Park. Ahí, los escoceses brincaron y se desgañitaron al ritmo de los hombres de gorras y pantalones guangos que desde el entarimado los incitaron a sacudir el lugar. También parecían bujías en marcha, humanos hormigueando sin ruta, abejas aturdidas a partir de que un trío de raperos cabreados pateó su panal.

No era el Tazón de las Rosas ni tampoco los Badgers de Wisconsin preparando el último cuarto.

I’m the cream of the crop, I rise to the top, I never eat a pig, ‘cause a pig is a cop, or better yet a Terminator, like Arnold Schwarzanegger, try to play me out like as if my name was Sega…

Anuncios

5 comentarios en “El origen (del brincoteo) de las especies

  1. Jajajajajajajajajajajaja! buenísima! me encanta! y como hoy estoy de buenas, aún más! jajaja, además de que Reni y yo creo que adoramos esta por que es la que tocan en “Papá por siempre” y esa parte siempre nos da risa

    Bien por ellos! eso es disfrutar la vida
    Ay que tiempos también aquellos, mi dulce juventud! jajajajajaja

    tqmmmm!!!

Opina en Radiolaria

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s