Elliott Smith: la tristeza jamás sonó tan bien

Hay dos formas de convertirse en artista de culto: hacer música maravillosa o suicidarse.

O las dos… como sucedió con Elliott Smith.

Parece que el 21 de octubre de 2003 acabara de ocurrir. El cantautor de Nebraska fue hallado por su novia en el suelo, en plena agonía y con dos puñaladas en el pecho, supuestamente autoinflingidas. Apenas horas antes habían tenido una fuerte discusión. En medio del frenesí y del auxilio desesperado, Smith dejó de respirar al entrar al hospital. Tenía 34 años.

Habitante de un inframundo de drogas y hondas depresiones, el melancólico graduado de Filosofía Política parecía moverse en un cosmos pequeño y asfixiante, aunque eso no trastocaba su inspiración frente a la partitura ni su forma de convertir emociones en notas. Lo que de su alma emanaba era majestuoso; lo que en ella se escondía era doloroso… y triste.

“No pueden brotar temas felices de un lugar que no lo es”, opinaba atinadamente el organista Sam Coomes sobre su amigo Elliott. Tan cierto como el destino y tan definitivo como la suerte.

Así que todo era cuestión de tiempo. Smith era un alma lacerada por angustia y dolor difícilmente comprensibles. Un tormento sin el cual, paradójicamente, quizá no habría creado tan hermosos cortes aun al interior de categorías en las cuales detestaba ser clasificado: el sadcore y el folk-punk. Ante ello, argumentaba que su instrumentación era muy semejante a la de Bob Dylan y The Beatles.

Al final, todo debate sobró. El chaval de la mirada baja se congeló a sí mismo en su casa de Los Angeles y dejó a los cínicos el juicio sobre su obra, siempre generosos con el muerto y despiadados con el vivo. Se volvió leyenda o mártir o lo que se le parezca.

Elliot Smith. En escasas ocasiones la tristeza ha sonado tan bien. Y pocas veces la desolación ha sido tan bella.

Anuncios

4 comentarios en “Elliott Smith: la tristeza jamás sonó tan bien

Opina en Radiolaria

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s