Que sea lo que tenga que ser

paulmccartney5Comenzaba 1969 y, aunque la idea era recuperar el apetito por el rock de antaño, las cosas no marchaban bien en el campamento Beatle.

Tal como a un equipo de futbol lo ahorcan las lesiones de sus principales astros, a una banda la enflacan las tensiones internas. En aquellas semanas George Harrison jugaba por aparte porque sentía (con razón) que sus palabras eran mero humo para los otros tres, John Lennon no dudaba en aparecerse en el redil con mirada desafiante, siempre de la mano de Yoko Ono, quien no era precisamente la sirena predilecta de sus compañeros, y Ringo Starr, si bien encarnaba al músico más accesible y adaptable de todos, era simplemente un peso medio en la agrupación.

Ante semejante panorama y sumergido en riachuelos de confusión tirándole a mares de desolación, Paul McCartney comprendió que sobre su creatividad pivotaba el futuro del grupo y decidió sanar sus agruras componiendo algo que, sin presupuestarlo, terminaría siendo la antorcha que iluminaría el último trecho en la andadura de The Beatles: “Let It Be”.

“La escribí cuando todos esos problemas empezaron verdaderamente a afectarme. Pasé por mi ‘periodo de oscuridad’ y componer esa canción fue mi manera de exorcizar mis fantasmas. Solía recostarme y preguntarme qué diablos estaba pasando, experimentaba paranoia”, confesó McCartney de acuerdo a las páginas del libro A Hard Day’s Write, escrito por Steve Turner.

When I find myself in times of trouble, mother Mary comes to me, speaking words of wisdom, ‘let it be’. And in my hour of darkness, she is standing right in front of me, speaking words of wisdom, ‘let it be’.

Aunque en su momento mucho se especuló acerca de una supuesta referencia a la Virgen María en las letras, Paul plasmó en “Let It Be” un recuerdo de su antecesora, a quien había perdido durante la adolescencia y quien le murmuraba desde el más allá… algo especial.

“Una noche se apareció mi madre en mis sueños. Ella murió cuando yo tenía 14 años, así que había transcurrido demasiado tiempo sin contacto alguno. En mi hora más oscura, mi madre Mary vino en mi auxilio”, contó el hombre que parecía aferrarse, más que ningún otro integrante del cuarteto, al concepto de camaradería, el cual exhibía severas grietas y alarmantes signos de desmoronamiento.

Sus ideas y acciones eran propias de un artista valiente y obstinado que se había colgado el gafete de capitán tras la intempestiva muerte de Brian Epstein, mánager de los fab four, un año y medio antes. Y como tal resistió al desdén, a los embates y hasta al fuego amigo de Lennon, quien se portó como un entero dolor de amígdalas con respecto a “Let It Be”, mostrando en más de una ocasión una actitud sarcástica y retadora ante lo que él consideró una baratija cristiana.

“Creo que no hemos sido muy positivos desde el fallecimiento del señor Epstein. Por eso a todos nos ha enfermado la banda, es algo que hemos venido arrastrando. Lo único que nos queda por hacer es decidir si queremos enmendar esto o simplemente dejarlo atrás”, se le escucha decir a McCartney en el documental Let It Be, dirigido por el cineasta Michael Lindsay-Hogg.

Tomada por sí mismo o bajo consejo de su madre en instancias metafísicas, la decisión de Paul fue muy simple: dejar que sucediera lo que tuviera que suceder en aquel final de década. Y seguir haciendo canciones. Y seguir sonriendo en lo posible. Y seguir viviendo en paz… con o sin The Beatles.

7 respuestas a “Que sea lo que tenga que ser

  1. Qué gran post! Ya en la antología Paul había hablado sobre este tema y el gran consejo que le diera su señora madre…de hecho,”Carry that weight” dejaba salir toda la presión que sentía al asumir,sin mucha empatía el liderazgo de una banda en la que él aún creía.
    PD.Por cierto,hoy hace 47 años se lanzó el álbum “Sgt. Pepper’s Lonely hearts club Band”.Y como diría la mamá de Paul,déjenme ser .Saludos y gracias!

  2. Sin duda una de las grandes canciones de los Beatles, lástima que pertenezca a la etapa más lúgubre de la banda. Lo mejor es que en realidad el último disco de los Beatles fue el majestuoso Abbey Road y no el Let It Be que se quedó enlatado y fue lanzado posteriormente a la separación. Para mí hubiera sido mejor que no hubiera existido el disco Let It Be, pero cuando escuchas canciones como Across The Universe o la homónima del disco, te das cuenta de que valió la pena.

  3. dejar que las cosas sucedan es algo que nunca me ha encantado por lo mismo, para mi cuando las cosas salen más al gusto de uno es en verdad más glorioso pero la canción me gusta mucho, aunque se me hace muy lindo que el sintiera esa presencia de su mamá

    Tqmmmmmmmm!!!

Opina en Radiolaria

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s