‘Quiero tener una ferretería en Andalucía’

Joe Strummer, el legendario líder de The Clash, era idolatrado por millones. Pero él sólo idolatraba a un hombre a un grado superlativo: Federico García Lorca.

De ello da cuenta un documental recién horneado llamado Quiero tener una ferretería en Andalucía, inalcanzable para el continente americano. En él, se explora el periodo menos conocido del músico, durante sus años en las regiones españolas de Almería y Granada. Sí, Strummer se enamoró de la tierra andaluza cuando se hartó de ser un “reconocido revoltoso” en Reino Unido.

Ya desde 1984 se rumoraba que un tipo muy parecido al artista, con suficiente dominio del castellano y casi siempre vestido de negro y camisa arremangada, consumía en el pub Silbar de Granada, donde, según los constantes del mismo, se bebía ginebra en grandes cantidades y se levantaban altares musicales alrededor de la movida granadina.

Después de acercamientos tímidos y otros no tanto, Joe aceptó su identidad, pero desacreditó su fama. Mantuvo conversaciones amistosas, se hizo de un núcleo de cómplices a cambio de discreción y, al final, pudo tener una estancia llena de paz en tales lares. Lejos habían quedado las incitaciones a los británicos de tomar las calles (“White Riot”) y la repetición sostenida de “London Calling” que lo hizo tan indeseablemente célebre como cabecilla de The Clash.

Según da cuenta el diario El País, las caminatas de Strummer por Almería y otros poblados pesqueros eran tersas y serenas, siempre acompañado de un pequeño diccionario inglés-español y de una sonrisa inédita en su pasado inglés, pasado en el cual, para ser revoltoso, necesariamente debía contar con Paul Simonon, su cómplice favorito.

Y, así, Strummer vivió para buscar la tumba de su ídolo García Lorca. En una de tantas escapadas a Granada, según cuenta el músico Jesús Arias (amigo de Joe), la idea se convirtió en obsesión:

“Me recogió en un coche que había comprado y fuimos hasta Viznar. Allí quiso que compráramos palas para desenterrar el cuerpo de Federico García Lorca, pero le quise hacer ver primero el lugar para que se diera cuenta de que eso era imposible. Una vez allí y después de la profunda emoción que sintió al verlo me hizo prometer que escribiríamos una canción juntos y que algún día iríamos allí todos los amigos y tocaríamos”, expone Arias, quien afirma que Strummer viajó a España para experimentar ahí el dolor de los errores de The Clash, como la entonces reciente expulsión del guitarrista Mick Jones.

Hace un mes, el Ayuntamiento de Granada aprobó colocar una calle en la ciudad con su nombre, en lo que pareciera un homenaje muy oportuno, ya que en diciembre se cumplirán 10 años de la repentina muerte de Strummer.

Justo en ese fatídico 2002 los integrantes de The Clash consideraban una reunión tras 17 años de separación. Sin embargo, todo parece indicar que Joe estaba mucho más interesado en montar una ferretería en su amada Andalucía que en la resurrección de la mítica banda.

Al final, ni una ni otra. García Lorca se dejó encontrar por su más obsesivo fan.

Anuncios

Un comentario en “‘Quiero tener una ferretería en Andalucía’

Opina en Radiolaria

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s