Socorro al hombre desmoronado

Pese a ser siempre un voluntarioso e incansable geniecillo, 1984 y 1985 fueron para Peter Gabriel la noche misma. Nubes densas, aves oscuras, cristales en el suelo y despeñaderos a tiro de piedra. Tiempos en los que el otrora hombre show de Genesis tocó fondo y en algún atardecer perdido en el calendario sufrió un [...]

Anuncios