La bestia del túnel

The Prodigy ya era llovizna en la isla, pero no fue sino hasta marzo de 1996 que se convirtió en tormenta, al echar al ruedo "Firestarter", infeccioso sencillo que reclamó el número uno del chart británico y cuyo título era el mote perfecto para Keith Flint, su incendiario y circense frontman. Más preciso sería decir [...]

Anuncios