Felación al hombre equivocado

Testigos mudos de estancias estridentes. Así han sido ciertos hoteles para una infinidad de huéspedes que, al amparo de los excesos y la fama derivados del rock, han convertido una firma de hospedaje en un festín romano, un tiempo indeleble y hasta un féretro con puerta, ventanas y room service. Esto viene a cuento del [...]