Posesión

El paisaje es simple: dos siluetas casi inmóviles, delineadas por un juego de luces espectacular, pero sobrio. Lo más parecido a un acto de posesión. Victoria Legrand, con su acostumbrado cabello en la cara y su voz celestial, proyecta una figura flacucha y fantasmagórica detrás de los teclados que resulta no menos que fascinante. Escena [...]